Arquitectura Paleocristiana: Estilo y Caracteristicas

Daniela Diana

Arquitectura Paleocristiana La arquitectura paleocristiana o cristiana primitiva es una arquitectura producida por cristianos o bajo patrocinio cristiano desde principios del siglo II hasta finales del siglo 5. No hay edificios cristianos sobrevivientes del siglo primero, porque en esta etapa el cristianismo todavía se estaba formando. Después de aproximadamente el final del siglo V, la arquitectura cristiana incorpora el estilo artístico bizantino.

Las características del arte cristiano primitivo incluyen: gran dispersión geográfica y, por lo tanto, gran diversidad de resultados, según su regionalidad; el uso de modelos estilísticos heredados de la Roma clásica; el uso, por lo tanto, de nuevas formas y técnicas estéticas de las áreas periféricas del imperio romano, especialmente en el este; subordinación a un nuevo espíritu y un nuevo tema cristiano, con su iconografía tomada de las sagradas escrituras, así como un sentido doctrinal y pastoral a las artes en general.

Antes del comienzo del siglo II, los cristianos eran un grupo minoritario muy perseguido. En ese período, el cristianismo era una religión exclusiva de las clases bajas, por lo que la falta de arte sobreviviente puede reflejar la falta de recursos para patrocinarlo. Las primeras indicaciones claras en la afirmación de un estilo cristiano adecuado aparecen a principios del siglo II, siendo su exponente las pinturas murales en las catacumbas romanas , lugar de culto y refugio cristiano. Por lo general, los primeros cristianos representaban el cuerpo humano de manera proporcional y bidimensional, a veces adaptando elementos del arte pagano, y obviamente armonizándolos con las enseñanzas cristianas, así como desarrollando su propia iconografía, por ejemplo, símbolos como peces (Ictus) .

Durante la persecución de los cristianos bajo el Imperio Romano, el arte cristiano era deliberadamente sigiloso y ambiguo y, a veces, se colocaba en lugares junto al del arte pagano ordinario, pero tenía un significado especial para los cristianos. Es probable que haya varios centros artísticos con sus propios estilos artísticos, como Alejandría y Antioquía, pero es en Roma donde se revelan los primeros murales en las catacumbas, lugares que sirvieron como cementerio subterráneo para los seguidores del cristianismo, de hecho, el arte cristiano sobreviviente. La más antigua proviene de principios del siglo II en las paredes de las tumbas en las catacumbas de Roma. Inicialmente, Jesús fue representado indirectamente por el pictograma simbólico del Ictus (pez), el pavo real, el Cordero de Dios o un ancla.

Hasta la declaración de libertad de culto, el arte cristiano no tenía su propia tipología arquitectónica, eligiendo celebrar su culto en lugares menos relevantes. Con el Edicto de Milán, Constantino apoya la construcción de sus propios templos en Roma, Milán, Rávena, para difundir la nueva religión y dar la bienvenida al creciente número de conversos.

La basílica

La gran referencia arquitectónica de la época fue el templo cristiano, y el desarrollo mismo de este concepto, ya que debido a las persecuciones contra los cristianos que ocurrieron en la fase aún embrionaria del cristianismo, a menudo se encontraron en las catacumbas romanas. De este templo se esperaban dos funciones: un hogar para Dios, como lugar de culto, y un lugar de congregación de fieles, con diferentes necesidades y funciones para el espacio.

Estas primeras iglesias adoptaron un edificio común en Roma, utilizado para diversos fines, que era la basílica, después de la conversión de Constantino al cristianismo. Tanto los griegos como los romanos adoptaron un modelo de construcción, llamado “basílica”, administrado por la figura de Basileu, que sería más o menos como un juez hoy, un lugar civil para el comercio y asuntos judiciales, que más tarde ser usado para propósitos religiosos, por su tamaño y porque puede albergar a un gran número de creyentes.

La planta basílica tenía la forma de una cruz latina, con tres o cinco naves, arcadas y columnatas cubiertas por techos armados con madera. Más tarde, también se adoptó el plan centrado, con influencia oriental, formas cruzadas circulares, octagonales o griegas, y cubierto con cúpulas.

Estas primeras construcciones fueron muy simples y austeras en el exterior. En el interior ya tenían alguna decoración pictórica, frescos o mosaicos, de colores vivos.

Los  baptisterios (edificios sagrados para la celebración del bautismo), como los  mausoleos (tumbas), adoptaron el plan centrado, con una puerta hacia el este y la otra hacia el oeste, con enormes cúpulas sobre la sala central.

Las nuevas iglesias, desarrolladas a partir de la basílica romana, revelarán las bases de lo que será la arquitectura religiosa de Europa occidental a lo largo de los siglos. La basílica clásica, un gran espacio donde se puede agrupar una gran cantidad de personas, puede satisfacer diversas necesidades (corte, mercado, audiencias, etc.), pero nunca cumple el propósito de un lugar de culto.

Pero aunque se han llevado a cabo varios edificios, estos han sido alterados con el tiempo y ninguno está hoy en día con su diseño original.

La basílica del paleocristán se compone de una nave central con un triforio de ventanas altas, abiertas en paredes basadas en arquivoltas o arquitrabes, cuyas columnas se conectan a otras dos naves laterales inferiores (colaterales). Todo el espacio sigue un eje longitudinal y converge hacia el este en el ábside, donde se encuentra el altar, que está enmarcado por un arco triunfal. Este arco puede basarse en un área elevada llamada bema. En algunas basílicas, entre las naves y el ábside, hay una nave transversal, el crucero, que forma una T con la nave central. Los techos estaban hechos de madera lisa.

Mosaico

El desarrollo de la arquitectura y la necesidad emergente de decorar vastas superficies impulsarán la producción artística del mosaico, una técnica con orígenes en el arte antiguo, muy extendida en Mesopotamia y con profundas tradiciones en el período grecorromano. El mosaico romano, generalmente utilizado para pisos, está hecho de pequeños cubos de mármol (teselas) que se adaptan bien a la reproducción cuidadosa de pinturas, pero de poca intensidad cromática.

El arte paleocristiano, que ahora puede disfrutar de mayores bases financieras y relegar la pintura mural al fondo, buscará perfeccionar la técnica y ofrecerá el interior de la iglesia con imágenes policromáticas intensas y vibrantes, posibles al reemplazar el mármol con pedazos de vidrio. vistoso. Este nuevo material no permite, sin embargo, una compleja paleta de matices y el modelado de las figuras pierde su contacto con el mundo real, los personajes se presentan como seres trascendentales e inmateriales, habitantes de un reino de luz y oro.

Poco sobrevivió de estos primeros mosaicos de paleocristianismo, pero se supone que cubrirían las grandes superficies del ábside, el arco triunfal y la nave, que representan escenas bíblicas. Se cree que su variedad formal todavía ha heredado gran parte del arte romano, adaptándolo a nuevos contenidos religiosos y esto también se puede ver en la Basílica de Santa Maria Maggiore debido a su fuerte geometrización e ilusionismo espacial.

Iluminación

En oposición al arte romano pagano, el cristianismo basa su contenido en los textos sagrados de la Biblia, acuñando los manuscritos con ilustraciones, las iluminaciones, de gran importancia en el proceso de mantener y difundir las escrituras. Acompañando a este aumento en la producción también está el desarrollo de la técnica para producir soportes para manuscritos. Hasta entonces, se utilizaron rollos de papiro que no permitían una gran libertad artística cuando se trata de ilustración. El enrollado y desenrollado permanente del papiro hizo que la pintura se deteriorara, creando solo encabezados con formas simples y lineales. Con la introducción del pergamino, en el siglo II a. C., que puede plegarse sin romperse, los primeros libros con ribetes de madera y decoración de metales y piedras preciosas, los códices (códice vitela),

Pocas son las iluminaciones del paleocristianismo que han sobrevivido hasta hoy, pero lo poco que se conoce desde el siglo V presenta una rica variedad cromática que inicialmente recibe gran parte de la influencia de la estructura espacial y la geometrización de la pintura grecorromana.

Escultura

En los primeros dos siglos hay pocas esculturas y estatuas, ya que eran más difíciles de hacer y cuestan más, sin embargo, a partir del siglo III en adelante, hay varios ejemplos de su uso por los fieles. Aunque se renunció a la escultura de una escala monumental, el busto de la fuerte tradición clásica permanece durante un largo período, haciendo retratos de un carácter formal abstracto y trascendental, de emperadores y altos funcionarios del estado.

Dípticos de marfil

De herencia clásica, los dípticos de marfil (dos solapas con relieve de marfil en el interior y una superficie de cera en el interior) eran piezas personales de exquisito trabajo decorativo, que servían como envoltorio para almacenar documentos o manuscritos. Como reflejo de los gustos personales, estas piezas a menudo tenían una combinación de elementos clásicos y símbolos cristianos, dependiendo de la fe del autor de la orden.